Trabaja con eficiencia

 

Hacer una gestión eficiente de tu tiempo puede cambiar la realidad en la que te encuentras sumergido al intentar cumplir con las metas diarias de tu trabajo. Seguro ha habido días, en los que antes de empezar a trabajar ya te sientes fatigado, sabes que tienes demasiadas tareas pendientes y sientes que ni siquiera tendrás tiempo para tomarte un pequeño descanso de 5 minutos a lo largo de tu jornada. Esto trae consigo sentimientos de insatisfacción e inseguridad con respecto al trabajo que deberás entregar.

 

A continuación, te dejamos 5 consejos que te ayudarán a ser lo más productivo posible:

 

1. Delega trabajo: Puede suceder que la cantidad de trabajo sobrepasa nuestras posibilidades. Es importante saber delegarlo. En caso de no existir alguien a quien pedirle apoyo en tu área o departamento, es importante que hables de esta situación con tu jefe para solventarlo lo antes posible. Invertir en un recurso humano adicional puede representar excelentes resultados para la empresa.

 

2. Define tus prioridades: Cuando tienes varias tareas que cumplir es importante que sepas diferenciar lo urgente de lo que no lo es. Enfócate en cumplir primero con lo más importante y a medida que va avanzando el día te podrás ir encargando de las actividades faltantes.

 

3. Plantea objetivos y organiza tu día: Haz una pequeña lista en la que puedas incluir las metas diarias que debes alcanzar a lo largo de la jornada. Asegúrate que tu lista de actividades sea realista y posible. De este modo te garantizas a ti mismo la satisfacción de cumplir los objetivos del día.

 

4. Rutina vs. Descansos: Generar una “rutina laboral” puede automatizar los procesos que debes llevar a cabo. Esto te ayudará a cumplir con tus tareas de modo casi natural, lo cual es bueno. Sin embargo, romper esa cotidianidad de trabajo con pequeños descansos es de suma importancia para relajarte, despejar tu mente y reinventar ideas.

 

5. Asigna tiempo libre en tu agenda: Separa un “time out” en cualquier momento de tu día. De esta forma aumentará tu creatividad y productividad, ya que lograrás despejar tu mente disminuyendo el estrés. Sin duda, esto aumentará tu concentración cuando vuelvas a tus tareas. Puedes caminar, deleitar tu paladar, escuchar música, compartir tiempo con alguien hablando de temas que no se relacionen con el trabajo, etc.